Header Expomin 2016 Prensa

Categoría: Feria en los Medios

EXPONAVAL-1100x350

[Kawésqar] Potenciando las Ventajas de TransPort y Expo Naval

El año 2014 fue el año de los desafíos energéticos. Fue un año de contrastes donde las energías fueron protagonistas de una serie de iniciativas que darán impulso a los proyectos 2015. Exponaval y Transport no estuvieron ajenas, fue por eso que hablamos con Carlos Parada Meyer, Gerente Comercial de FISA a quién le preguntamos cuáles son los desafíos y de qué manera se proyectan las próximas ferias en términos estratégicos y comerciales.

¿Cómo evaluaría esta versión de Exponaval?

Esta feria se realiza cada dos años en Chile y es un importante eslabón dentro de esos procesos de compra, como un efectivo punto de encuentro entre compañías navieras, instituciones navales, empresas portuarias y proveedores de productos y servicios con tecnología de punta para su actividad

Por otra parte, los objetivos comerciales proyectados se cumplieron de acuerdo al balance inicial. Tuvimos una muy buena recepción del lugar donde realizamos este año la feria, por lo que todo indica que seguiremos aquí en el 2016.

En cuanto a otras cifras, tuvimos a más de 6.000 visitantes profesionales, superando con ello en un 10% la asistencia verificada en la edición del 2012.

La exhibición de 2014 se desarrolló en una superficie cercana a los 14.000 m², un 7% más grande que el de la versión pasada, donde expusieron sus productos más de 140 empresas líderes en tecnología, un 70% de ellas extranjeras. El carácter internacional de la muestra se vio refrendado además por la presencia de más de 30 países, entre expositores, delegaciones navales y visitantes, que durante los cuatro días de duración de la exhibición sostuvieron cerca de 500 reuniones, destinadas a establecer contactos y desarrollar líneas de negocios.

En términos estratégicos, ¿qué rescataría respecto de quienes participaron de la muestra?

Esta feria es representativa de los principales actores de la industria naval en el mundo y refleja el interés de estos actores en una región emergente como Latinoamérica. Que el 70% de los expositores hayan provenido del extranjero y dentro de esa cifra correspondan en especial a Europa y EE.UU., demuestra el atractivo del mercado regional y la importancia de nuestro país tanto como opción de negocios, como también de plataforma para concretar negocios con otros países.

¿Siente que ésta es una oportunidad para Chile, específicamente para el mundo marítimo portuario?

Sin lugar a dudas. Ésta es una plataforma para negocios, concretar redes de contactos y demostrar a nivel internacional los avances de Chile y cuáles son los caminos que estamos siguiendo para desarrollar las industrias naval, marítima y portuaria.

El sector marítimo-portuario ha sido históricamente fuerte y se ha constituido en un motor vital para el crecimiento económico del país. Tenemos empresas navieras que compiten a nivel mundial, nuestros armadores son los más importantes de Latinoamérica y hay empresas portuarias que se encuentran en los primeros lugares de eficiencia, capacidad y volumen de carga transferida a nivel regional. Y ese impulso es el que se está reflejando en Trans-Port.

Mucho se habló en las ponencias respecto del ámbito medioambiental. En ese sentido ¿en qué pie está Chile para enfrentar esos desafíos?

Nuestro país ha ido adoptando con celeridad distintas normativas de preocupación por el medio ambiente, ligadas a los ámbitos marítimo y naval. Las empresas navieras nacionales están modernizando continuamente sus naves adoptando las más modernas tecnologías, mientras los puertos están implementando normativas de protección medioambiental cada vez más eficientes: el control de la autoridad marítima es estricto. Junto al ámbito civil, la Armada también está adoptando importantes decisiones en este sentido, destacando especialmente la construcción de su serie de OPV en astilleros de Talcahuano, buques que cumplen con los más estrictos estándares medioambientales internacionales en consumo energético, disposición de deshechos y uso de combustibles.

Lógicamente que todas estas medidas tienen un margen temporal para su implementación, pero podemos estar tranquilos que en Chile se está siguiendo una línea acorde con la más moderna legislación y la implementación de las más avanzadas tecnologías.

Ya a más largo plazo ¿cómo se proyecta la próxima versión 2016, considerando lo importante que es en términos comerciales este tipo de iniciativas?

Hemos renovado la alianza entre FISA y la Armada de Chile, que asegura la realización de las próximas tres versiones de la Feria en 2016, 2018 y 2020, y que nos compromete a seguir en un proceso de mejora continua que nos lleva a superar los cada vez más altos estándares que estamos logrando.

El impacto comercial siempre depende en una medida importante de los planes de inversión que lleven adelante los países de la región y que pueden abrir distintas expectativas. Por ejemplo, hay varios países que enfrentan el progresivo envejecimiento de sus sistemas navales –buques, sistemas de armas, medios aeronavales, logísticos, etcétera- y que deben programar sus presupuestos para hacer frente a esa eventualidad en los próximos años. La renovación en el sector naval tiende a ser de largo plazo y las empresas están preparadas para ello.

¿Qué habría que potenciar y mejorar en una próxima versión?

Siempre hay elementos mejorables en ferias de este nivel. Y no porque haya algo malo, sino en especial porque uno espera que un evento de estas características atraiga siempre a más expositores para aumentar la oferta, más delegaciones internacionales para diversificar la demanda y conseguir la presencia de más delegaciones de primer nivel.

Exponaval ya es un centro de referencia en negocios y análisis del sector naval en la región, y nuestro propósito es estar siempre preparados para ofrecer el mejor servicio y el mejor programa de actividades que nos haga destacar en el calendario ferial internacional.

Por otro lado, Trans-Port registró un crecimiento demostrando que en cada versión se está desarrollando para ser una muestra cada vez más representativa del sector marítimo-portuario, y en ese sentido estamos conversando con autoridades del sector, públicas y privadas, para propiciar un mayor crecimiento.

¿Cómo evalúa la alianza ExpoNaval – Trans-Port?

Esta es una alianza positiva, que entrega a ambas ferias un espacio que complementa sus respectivos focos. Esto es, el naval en el caso de Exponaval y el marítimo-portuario para Trans-Port.

Indudablemente que ésta última ha podido desarrollarse al amparo de una feria de mayores dimensiones y ya consolidada, pero estamos convencidos que aún tiene un amplio espacio para seguir creciendo, comprometiendo aún más al sector público y privado no sólo de Chile, sino que también de Latinoamérica. Existen mercados muy grandes en la región como Brasil y México, y otros en proceso de desarrollo como Colombia y Perú, que tienen mucho para aportar en términos de compartir experiencias y conseguir nuevos negocios. En eso Trans-Port es la plataforma ideal para toda la región, avalada por el prestigio y posicionamiento de Exponaval. A través de ella podemos consolidar un amplio trabajo de alianzas marítimo portuarias con toda Latinoamérica.

La Presidenta anunció varios proyectos. ¿Cómo enfrenta la Armada esos nuevos desafíos?

Sin referirme a la opinión de la propia Armada, estos anuncios se enmarcan en un amplio plan de proyectos que se llevarán adelante en los próximos años y que están vinculados a un plan de equipamiento desarrollado por la Institución hace un tiempo atrás.

Refiriéndome a Exponaval, su gran desafío es seguir siendo una plataforma de apoyo a la Armada en particular y a las Fuerzas Armadas en general, promoviendo tecnología, facilitando contactos y el desarrollo, y la adopción de conocimientos e innovación.

Fuente: http://www.revistakawesqar.cl